6 Y José vino a ellos por la mañana y los observó, y he aquí, estaban decaídos.