11 Todos nosotros somos hijos de un mismo padre; somos hombres honrados, tus siervos no son espías.