25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los placeres temporales del pecado,