16 de que no haya ninguna persona inmoral ni profana como Esaú, que vendió su primogenitura por una comida.