8 Porque si Josué les hubiera dado reposo, Dios no habría hablado de otro día después de ése.