9 Queda, por tanto, un reposo sagrado para el pueblo de Dios.