40 Tened, pues, cuidado de que no venga sobre vosotros aquello de que se habla en los profetas: