37 Y comenzaron a llorar desconsoladamente, y abrazando a Pablo, lo besaban,