30 Entonces el rey, el gobernador, Berenice y los que estaban sentados con ellos se levantaron,