19 y al tercer día, con sus propias manos arrojaron al mar los aparejos de la nave.