4 De allí partimos y navegamos al abrigo de la isla de Chipre, porque los vientos eran contrarios.