18 Cuando los llamaron, les ordenaron no hablar ni enseñar en el nombre de Jesús.