21 Después de ser abandonado para morir, la hija de Faraón se lo llevó y lo crió como su propio hijo.