48 Sin embargo, el Altísimo no habita en casas hechas por manos de hombres; como dice el profeta: