18 Al instante cayeron de sus ojos como unas escamas, y recobró la vista; y se levantó y fue bautizado.