8 También su tierra se ha llenado de ídolos; adoran la obra de sus manos, lo que han hecho sus dedos.