25 ¿A quién, pues, me haréis semejante para que yo sea su igual?dice el Santo.