30 Aun los mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan,
31 pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán.