29 ¡Oh tierra, tierra, tierra!, oye la palabra del SEÑOR.