12 Porque así dice el SEÑOR: "Incurable es tu quebranto, y grave tu herida.