5 El que está en holgura desprecia la calamidad, como cosa preparada para aquellos cuyos pies resbalan.