8 O habla a la tierra y que ella te instruya, y que los peces del mar te lo declaren.