20 Sólo dos cosas no hagas conmigo, y no me esconderé de tu rostro: