27 Pones mis pies en el cepo, y vigilas todas mis sendas; pones límite a las plantas de mis pies,