31 Que no confíe en la vanidad, engañándose a sí mismo, pues vanidad será su recompensa.