4 Ciertamente, tú rechazas el temor, e impides la meditación delante de Dios.