18 ¡Oh tierra, no cubras mi sangre, y no haya lugar para mi clamor!