20 De su destino se asombran los del occidente, y los del oriente se sobrecogen de terror.