5 Ciertamente la luz de los impíos se apaga, y no brillará la llama de su fuego.