8 Porque es arrojado en la red por sus propios pies, y sobre mallas camina.