21 Tened piedad, tened piedad de mí, vosotros mis amigos, porque la mano de Dios me ha herido.