29 Esta es la porción de Dios para el hombre impío, y la herencia decretada por Dios para él.