27 He aquí, yo conozco vuestros pensamientos, y los designios con los cuales me dañaríais.