22 Recibe, te ruego, la instrucción de su boca, y pon sus palabras en tu corazón.