2 Aun hoy mi queja es rebelión; su mano es pesada no obstante mi gemido.