19 Rico se acuesta, pero no volverá a serlo; abre sus ojos, y ya no hay nada.