5 Lejos esté de mí que os dé la razón; hasta que muera, no abandonaré mi integridad.