11 Porque el oído que oía me llamaba bienaventurado, y el ojo que veía daba testimonio de mí;