2 ¡Quién me diera volver a ser como en meses pasados, como en los días en que Dios velaba sobre mí;