27 Por dentro me hierven las entrañas, y no puedo descansar; me vienen al encuentro días de aflicción.