28 Ando enlutado, sin consuelo; me levanto en la asamblea y clamo.