23 Porque el castigo de Dios es terror para mí, y ante su majestad nada puedo hacer.