8 Para un hombre como tú es tu maldad, y para un hijo de hombre tu justicia.