20 No anheles la noche, cuando los pueblos desaparecen de su lugar.