21 Ten cuidado, no te inclines al mal; pues has preferido éste a la aflicción.