4 Al que tropezaba tus palabras han levantado, y las rodillas débiles has robustecido.