9 ¿Acaso tienes tú un brazo como el de Dios, y truenas con una voz como la suya?