22 En su cuello reside el poder, y salta el desaliento delante de él.