25 Cuando él se levanta, los poderosos tiemblan; a causa del estruendo quedan confundidos.