28 No lo hace huir la flecha; en hojarasca se convierten para él las piedras de la honda.